Stephen King es uno de los grandes escritores del género de terror y suspense y también el rey de las adaptaciones. Pocas obras suyas no han sido ya adaptadas a cine y eso implica un gran número de aciertos y éxitos en taquilla pero también algunos errores. Cementerios de animales no es precisamente uno de los éxitos.

En Cementerio de Animales (Pet Sematary) nos encontramos con el doctor Louis Creed y su familia, su mujer Rachel y sus hijos Ellie y Gage, empezando una vida nueva más tranquila en una casita de campo a las afueras de la ciudad. Pero todo cambia cuando Louis no es capaz de salvar la viuda a un universitario que ha sufrido un accidente de coche. Tras este acontecimiento que deja tocado a nuestro protagonista y parece tener visiones extrañas, llegará la muerte de la mascota de la familia, su gato Church. Aunque el pequeño animal no abandonará este mundo del todo.

Cementerio de animales, una adaptación de la obra de Stephen King

La adaptación de esta obra del mago del terror Stephen King deja muy indiferente al espectador y, sobre todo, con muchas dudas. Parece que el tiempo limitado del film no era suficiente para contar del todo la historia y muchas de las tramas que en el libro tienen su principio y su final, aquí quedan abiertas y sin explicación. Por este motivo, algunos de los hechos que se suceden no tienen demasiado sentido a lo largo de la historia o parecen suceder por ningún motivo. Las historias de los personajes secundarios, es decir, las tramas personales de los personajes principales con otros secundarios como sucede con la muerte de la mujer de Jud, el nuevo vecino de la familia; la hermana de Rachel o incluso el propio misterio del bosque en el que unos niños parecen tener algo que ver con el cementerio de animales y con la figura del Wendigo, pero no se llega a esclarecer qué relación tienen.

En resumen, la película dirigida por Kevin Kolsch y Dennis Widmyer pasa muy desapercibida en la cartelera actual y hace que el espectador quiera volver al libro para entender muchas de las cosas que ha visto. Algo que no sabemos si es del todo bueno.

También te recomendamos leer: